lunes, 5 de agosto de 2013

OUYA

Despues de un par de meses interminables, por fin ha llegado a mi casa la OUYA. Una consola que se presentó como un proyecto de kickstarter de hacer una consola basada en Android 4.1. El proyecto como tal fue un exito recaudando mas de ocho millones de dolares.

 Pues bien, despues de varios problemas con el envio y pago de portes (Que han hecho que me salga bastante cara) por fin ha llegado a mi casa.

El empaquetado es bastante funcional, consistiendo en consola, mando, alimentación y cable HDMI. Los puertos son escasos ademas del Ethernet (Muy necesario si quereis velocidad, la wifi del aparato es funcional pero sin un rendimiento espectacular). Hay un solo USB, un micro usb y el la entrada de alimentación. Se echa en falta algun USB adicional para poder añadir algun almacenamiento externo.

El mando en si es como el de Xbox 360, pero los botones y los gatillos son peores. Tambien dispone de un touchpad, aunque deja bastante que desear tanto en manejo como en sensibilidad.

En cuanto encendemos la consola, la primera sorpresa. Ademas de pedirnos crear una cuenta, nos pide la tarjeta de credito. Demostrando que se puede perseguir la pasta aun mas que microsoft. La cuenta en un principio es necesaria para poder navegar por la tienda de aplicaciones. Que por otra parte es bastante tosca, las categorias no quedan muy claras y aunque tiene una herramienta de busqueda, muchas veces acabamos teniendo que probar variantes de nombres. Se hubiera agradecido un buscador a la google play que no solo buscase por los nombres sino por las descripciones.

Todos los juegos de la tienda pueden probarse de manera gratuita. Asi que he podido probar unos cuantos, en bastantes de ellos, incluyendo los emuladores, he encontrado algun que otro lag en los controles. Algo que me ha disgustado, no poco.  Ya que se suponia que la gracia de esta consola era poder probar titulos de android directamente en la TV y con un metodo de control muy superior al de las pantallas tactiles.  En cambio nos encontramos con juegos con pocos frames por segundo, un control torpe tanto por mando como con touchpad. En general es decepcionante.

Otro uso que le podemos dar la consola es usarla como centro multimedia con aplicaciones como XBMC, para ello el mando de la ouya se presta adecuadamente como metodo de control. Aunque el rendimiento es desigual, permite reproducir MKV a 720p pero los que tienen 1080 van a trompicones.

Otra decepción es pobre adaptación del sistema android, desde que la consola al apagarse nos da mensajes de "¿Desea apagar al telefono?". Pasando por la imposibilidad de utilizar google play, a el hecho de que no puedas cambiar las opciones graficas de la consola, lo cual seguramente agradeceria en cuestión de rendimiento.

A pesar de ello he probado algunas aplicaciones de android, algunas han podido funcionar como los emuladores, otras de manera bastante parca al solo poder usar el touchpad. Sin embargo hay basante margen para la experimentación en este campo.

En conclusión. ¿Es una consola recomendable? Hoy por hoy, no. Si arreglasen los numerosos problemas que hoy por hoy tiene la consola, quizá. Aunque como prometen una nueva OUYA para el año que viene, probablemente aparquen el tema y se vayan a otros campos mas floridos.

Lo mejor: Es pequeña y mona. Para administrar emuladores es lo mas simple del mundo.
Lo Peor: El lag del control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada